59f71ebd08f3d9155d8b4569

El inventor acusado de asesinar a una periodista sueca admite haber desmembrado su cuerpo.

El inventor danés Peter Madsen, acusado del homicidio de la periodista sueca Kim Wall en un submarino fabricado por él mismo, ha admitido haber desmembrado su cuerpo.

El inventor acusado de asesinar a una periodista sueca admite haber desmembrado su cuerpo

Policía danesa en el lugar donde hallaron el torso de la periodista Kim Wall, el 23 de agosto de 2017.

El inventor danés Peter Madsen ha declarado que la periodista sueca Kim Wall murió a bordo de su submarino por envenenamiento con monóxido de carbono y que fue él quien desmembró su cuerpo y tiró los restos a la bahía de Koge, cerca de la capital danesa, informa la Policía de Copenhague.

Al mismo tiempo, Madsen niega haber matado a la periodista y ha precisado que en el momento de su fallecimiento él se encontraba en la cubierta de la embarcación. Las últimas declaraciones del inventor difieren de las que hizo en audiencias previas.

De acuerdo con su versión anterior, la muerte de la periodista se debió a un accidente al escapársele supuestamente una escotilla de hierro de 70 kilos que golpeó a Kim. La Policía desmintió aquella explicación tras determinar que en el cráneo de la periodista no hubo rastro de daños que pudieran haber sido resultado de un accidente de este tipo.

Las partes del cuerpo, un cuchillo y ropa de Wall fueron encontradas en bolsas, que a su vez estaban sujetadas a piezas de metal, a principios de octubre en la bahía de Koge por buzos de la Marina que colaboran con la Policía del país escandinavo.

  • La noche del pasado 10 de agosto, Kim Wall subió en Copenhague a bordo del submarino Nautilus, diseñado y construido por Madsen, con la intención de hacer un reportaje, pero nunca regresó a casa.
  • Horas más tarde, el sumergible fue encontrado hundido pero sin rastros de la periodista en su interior.
  • Días después, se halló en el mar el torso de la mujer sin piernas, brazos, ni cabeza, con un peso metálico atado a él con la intención de que se hundiera. Aunque no se pudo determinar inmediatamente si el cuerpo pertenecía a la periodista desaparecida, los expertos lo confirmaron tras realizar pruebas de ADN al cadáver.
  • Durante la audiencia del horroroso caso en la corte de Copenhague se supo que el inventor danés tenía imágenes de crueles torturas de mujeres en su ordenador.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *