0c0ab2c8-d770-429a-8e9e-2dd974c2efce_749_499

Pretendían casar a niña de 13 años con un hombre de 24 en Uspantán.

Con preocupación ven autoridades de la PDH que una niña de 13 años haya sido pedida para matrimonio por un hombre de 24, en Chaj, Uspantán, Quiché.

Vista de Uspantán, Quiché, donde la PDH verificó la denuncia. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)
Vista de Uspantán, Quiché, donde la PDH verificó la denuncia. 
El caso se dio a conocer luego de que en la sede central de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) ingresara una denuncia al respecto, por lo que personal de esa institución determinó la veracidad de los hechos.

Enrique Pérez Ceto, auxiliar de la PDH en Nebaj, Quiché, comentó que llegaron a la casa de la niña, donde dialogaron con el padre de la menor, quien molesto dijo desconocer la acusación. Agregó que este les exigió que revelaran el nombre de la personas que presentó la denuncia, pues pasaría el caso a la Asamblea Comunitaria, luego les solicitó que abandonaran la comunidad para “no tener problemas”.

La PGN ya conoce el caso y su personal analiza la forma de recatar a la menor. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)
La PGN ya conoce el caso y su personal analiza la forma de recatar a la menor. 

Un vecino, entrevistado por el auxiliar de la PDH y que prefirió el anonimato, dijo que en la comunidad se sabe que hubo una pedida de mano, como se acostumbra en muchas regiones de Quiché, donde hubo comida y regalos, en donde los padres habrían consentido que la niña se casara con el pretendiente, quien en tres meses debe hacer la segunda pedida para que la menor le sea entregada al futuro esposo.

La PDH confirmó que la niña cursó sexto primaria en el 2016, pero este año dejó de estudiar. Además, se envió un expediente al Ministerio Público y la Procuraduría General de la Nación (PGN) para que investiguen el caso.

Jorge Hernández Azañón, delegado departamental de la PGN, dijo que en el transcurso de la semana visitarán a la familia, y según los resultados de la investigación, podrían tomarse algunas acciones como dejar a la niña bajo resguardo de un familiar que no esté dentro del circulo de violencia, o bien, rescatarla y enviarla a un hogar temporal.

Aracely Alonso, trabajadora social de la Defensoría de la Mujer Indígena de Quiché, dijo que en lo que va del año han acompañado seis casos de niñas que ya viven con hombres adultos. Además, mencionó ocho casos de jóvenes de entre 16 y 17 años que se casaron de niñas y posteriormente fueron abandonadas junto a sus hijos, lo que le causa preocupación.

“Lamentablemente en muchas comunidades este es un patrón cultural, la protección de la niña es nula, no hay difusión de las leyes y se siguen entregando a menores en casamiento a pesar de que esto es ilegal”, comentó.

Personal de la oficina de la PDH de Nebaj, Quiché, investiga de una niña que podría casarse con un hombre de 25 años, en Uspantán, Quiché. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero)
Personal de la oficina de la PDH de Nebaj, Quiché, investiga de una niña que podría casarse con un hombre de 25 años, en Uspantán, Quiché. 

Virgilio Méndez, representante del Pueblo Uspanteco ante el Consejo Departamental de Desarrollo, lamentó el hecho y señaló que esto no es costumbre en Uspantán.

“La niña hasta podría estar en riesgo, porque si quedara embarazada su cuerpo todavía no está apto para ser madre y con la poca cobertura médica en las comunidades de Uspantán estaría en alto riesgo, investigaremos el caso”, señaló.

Según la PDH, este es el segundo caso de violencia de ese tipo contra niñas en esa comunidad.

En noviembre del 2015, el Congreso de la República aprobó una modificación al Código Civil que eleva de 14 a 18 años la edad mínima para contraer matrimonio, tras alarmantes cifras de embarazos precoces y otros factores de riesgo para las niñas. También se aumentó de 16 a 18 años la edad para los varones.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *